Saltar al contenido

Consejos de compra de barbacoas

Cocinar con una barbacoa es cocinar alimentos de manera lenta, especialmente cortes de carne como costillas, paletilla de cerdo, carne de res o pollos enteros o pavos. Estos tipos de carnes tienden a ser más resistentes y necesitan el calor bajo y lento para que estén tiernos.

Este tipo de aparatos usan a menudo lo que se conoce como calor indirecto, donde la fuente está conectada a la cámara donde se encuentra los alimentos, sin que estos estén sobre las llamas. El carbón o la madera se usan comúnmente como fuente para la barbacoa, pero estas no son las únicas opciones.

Lo cierto es que para obtener los mejores resultados y los platos más deliciosos, es fundamental tener la  mejor barbacoa del mercado.

Más vendido - No. 1
Tepro Toronto Click 2019 - Barbacoa de carbón/parrilla carro esmaltada, antracita/acero inoxidable
279 Valoraciones
Tepro Toronto Click 2019 - Barbacoa de carbón/parrilla carro esmaltada, antracita/acero inoxidable
  • Superficie de la parrilla: 56 x 41,5 cm aprox.
  • Superficie calentadora: 53,9 x 24,1 cm aprox
  • 1 La parrilla esmaltada
  • Superficie de parrilla con parrilla extraíble
  • 1 rejilla esmaltado

Guías de compra de barbacoas destacadas

Algunas preguntas sobre las barbacoas

¿Cuándo se inventaron las primeras barbacoas?

También conocidas como parrilla, las primeras barbacoas de gas al aire libre fueron inventadas a principios de la década de 1950 por Don McGlaughlin, propietario de la Chicago Combustion Corporation. Este primera aparato estaba integrado a un asador de gas. Por otra parte, la barbacoa de carbón fue patentada en 1897 por Ellsworth B. A. Zwoyer, de Pennsylvania.

Tipos de barbacoas que existen

Dependiendo de la fuente de calor, las barbacoas pueden venir en distintos modelos, pero los más comunes son:

  • Barbacoas de gas. Este es el tipo más popular de parrilla de jardín. Pueden funcionar con propano embotellado o gas natural de un proveedor de servicios públicos.
  • Barbacoas de carbón. Estas parrillas usan briquetas de carbón como combustible y potencia de fuego para cocinar.
  • Barbacoas eléctricas. Estas parrillas funcionan con electricidad y cocinan carne utilizando placas de parrilla calentadas.
  • Barbacoas portátiles. Estas parrillas pueden funcionar con propano o carbón, pero tienen una cosa en común y es que se pueden transportar fácilmente de un lugar a otro.

Cómo funcionan las barbacoas

Asar al aire libre es un método muy popular de cocina. Una barbacoa consiste en una superficie de cocción, típicamente hecha de barras metálicas paralelas o una rejilla metálica cubierta de porcelana, sobre una fuente de combustible capaz de generar calor intenso, generalmente hasta temperaturas de 500 grados Fahrenheit, 260 grados centígrados o más.

Los componentes de una parrilla pueden variar desde muy simples hasta increíblemente sofisticados. La parrilla más simple, por ejemplo, es un quemador de carbón y tiene tres componentes. Superficie de cocción, recipiente de carbón y soporte de parrilla.

Pero, las parrillas de carbón pueden ser más complejas que esto, algunas tienen una campana para cubrirlas, así como superficies de cocción adicionales en niveles, pero los conceptos básicos son los mismos.

Limitaciones

Dependiendo del tipo de barbacoa, las limitaciones pueden ser, por ejemplo, el tiempo involucrado y el gasto de carbón, pues preparar la parrilla para comenzar requiere al menos 45 minutos de encender las brasas y precalentar. Por otra parte, aunque algunas parrillas de gas tienen pequeñas cajas de ahumadores, solo obtendrás una pizca de sabor a humo en comparación con una parrilla de carbón genuino.

Otro punto a considerar es que las barbacoas eléctricas pueden producir resultados que se parecen a sus similares alimentados por fuego, pero no son un reemplazo para la parrilla tradicional.

Qué precauciones hay que tener al usar una barbacoa

Cuando se utilice una barbacoa es fundamental seguir la siguientes recomendaciones:

  • Debes mantener la parrilla a una distancia considerable de la casa
  • Tienes que limpia tu barbacoa regularmente
  • Verifica si hay fugas de gas y ten a mano una botella con atomizador de agua
  • Mantén un extintor de incendios a un par de pasos
  • Nunca dejes una parrilla desatendida.

Recuerda, entre tantas opciones que existen en el mercado, es importante que compres la que mejor se adapte a tus necesidades.

Todas las entradas acerca de barbacoas